martes, 23 de enero de 2007

COMIENZA EL GENOCIDIO

Todos los años, por estas fechas, recien terminada la temporada de caza (en Extremadura el 6 de enero), tiene lugar el terrible holocausto de cientos de galgos que, por tener más de dos años "ya no sirven" para cazar. El método más usual para darles muerte es la horca. Aunque si se pregunta a un galguero lo negará siempre, la horca tiene un motivo "tradicional". Para ellos es algo así como la quema de las fallas. La crueldad puede llegar a extremos horribles. Según la retorcida mente de los cazadores (para mí asesinos, sin más) la forma de "ajusticiar" al animal depende de cómo "se portó en el monte". Si lo hizo bien se hace un buen nudo y se le cuelga un peso o bien se tira de las patas traseras para que muera rápido. Si fue un mal cazador, le espera una muerte horrible, se ahorca al perro de tal forma que las patas traseras toquen el suelo para asegurarle una muerte lenta y angustiosa. Se trata de hacer sufrir al animal para que pague por "su mala actuación".

Mientras que están vivos, la mayoría de estos animales se mantienen en pésimas condiciones y su vida se puede considerar auténticamente miserable en la mayoría de los casos. Mal alimentados, hacinados y peor tratados. La obediencia ciega e incondicional se consigue después de reiterados malos tratos e incluso palizas.

¿Para cuándo habrá en España, como ya existe en los países de nuestro entorno, una Ley nacional de defensa y reconocimiento de derechos de los animales?

3 comentarios:

Dhouard 24 enero, 2007 12:06  

El tema está en que es barato matar a un animal.
El tipo que hace esto paga como multa, si lo hace, una cantidad simbólica y, bueno, que es más barato matar al animal que alimentarlo, por ejemplo.
Una ley que llevara a la cárcel a estos auténticos animales, más irracionales que un grillo, es lo que deberíamos potenciar.

Hurón 24 enero, 2007 13:11  

Estoy contigo Dhouard. Estoy absolutamente convencido de que una "persona" capaz de matar a un animal de esa forma, es también capaz de matar a un ser humano.

Necesitamos una ley severa con estos casos, porque ocurren todos los años, uno tras otro. No son casos aislados.

Maria Montanchez 26 enero, 2007 10:07  

Hace unos meses quisieron regalarme un perro (breton) porque no servía para cazar, lo llevaban pero al escuchar los disparos se escondía debajo de algún coche. También hay cazadores que no matan a sus animales, simplemente los regalan. Pero estoy de acuerdo en que la ley debe ser más severa en este tema... no se puede matar a un animal por el simple hecho de que este viejo, tenga miedo...