miércoles, 25 de abril de 2007

EL VIEJO MOLINO

Cuenta la leyenda que hubo un tiempo en que en el río Rivillas vivía un terrible monstruo con forma de serpiente que era conocido como "La Tarasca". Escritos antiguos la describen como "animal selvático y montaraz, una especie de dragón con seis cortas patas parecidas a las de un oso, un torso similar al de un buey, con un caparazón de tortuga a su espalda y una escamosa cola que terminaba en el aguijón de un escorpión". Solía refugiarse en el molino que ahora es conocido precisamente como "Molino de la Tarasca". Cuando algún incauto pasaba por allí, lo agarraba con sus grandes fauces y lo ahogaba en la cercana "Fuente de los Alunados". Nunca se supo de su muerte.

Ayer pasé junto al viejo molino de la Tarasca camino del trabajo. No pude dejar de sentir un pequeño escalofrío recordando esta historia que me contaba un viejecito de mi barrio cuando era un rapacino.

Tiré esta foto con el móvil:


Si queréis verlo antes de que se lo lleve el olvido, tenéis que pasar por el puente que está junto al cruce de la carretera de Sevilla con la carretera de Madrid, donde se unen los arroyos Rivillas y Calamón. Pero no os atreváis a entrar. Quién sabe que misterios encierra en su interior.

1 comentarios:

JOSÉ MANUEL DÍEZ 29 mayo, 2007 03:57  

Vaya, siento quitarle emoción a la fábula... pero yo entré con dos amigos, dos litros de vino con limón y una guitarra... y aquí sigo...

El único "mounstruo" que vi por los alrededores fue Manolo García, que tocó horas después en la Plaza de Toros.

Un abrazo