miércoles, 28 de septiembre de 2005

DE CÁLICO ELECTRÓNICO A LA SECRETARIA DE ALEXANDER

Me encanta Cálico Electrónico. No porque me parezca bien hecho, con buenos guiones y buenas interpretaciones (que también), sino porque en el panorama mediático actual, me parece una forma estupenda de publicidad para www.electronicaweb.com. Dan a conocer su producto de una forma muy divertida.
Me recordaba a aquellos anuncios que hizo Gomaespuma de la Baticao, con aquello de: "Zeñorita, el Gordopilo se ha bebido los mililistros", que casi no parecían anuncios. Me puse a pensar y me di cuenta de que al menos un par de personajes más han surgido de campañas publicitarias, por un lado tenemos a Mafalda, que iba a ser una historieta para promocionar una nueva línea de electrodomésticos llamada Mansfield y por otro a Popeye, que surgió de una campaña para promocionar el consumo de espinacas entre los niños norteamericanos, tan reticentes como los españoles al consumo de verduras. (Aunque ahora que lo pienso, en los años 30 y 40 los niños españoles se comían hasta los dedos.)
Lo curioso es que según Popeye la fuerza que le daban las espinacas era debida a que eran muy ricas en hierro, un error muy extendido por entonces, pero que me parece lamentable que aún hoy en día, casi 80 años después se siga propagando. Voy a ver si lo aclaro.
A finales del siglo XIX el científico J. Alexander estuvo midiendo el contenido en minerales de varios alimentos (por otro lado, toda una proeza con los medios de entonces). Cuando su secretaria pasó a limpio los datos, desplazó la coma un lugar a la derecha en la cifra que medía el contenido en hierro de las espinacas con lo que este valor se multiplicó por 10. Sin ese error no hubiera existido Popeye.

1 comentarios:

Luis Miguel Cabezas 29 septiembre, 2005 09:18  

joder tío, cuanta sabiduría encerrada...